Kony, what’s on your mind?

KONY, What’s on your mind?

85 millones de visualizaciones en Facebook,  mas de 10.000.000 de Tweets, el mayor viral de la historia,…Nuestra vida se ha llenado de mensajes sobre Joseph Kony. Hace apenas un mes no sabíamos nada acerca de este personaje, que es el responsable de numerosas muertes de civiles y de causar el terror entre la población de Uganda, así como de convertir a niños en maquinas de matar. Tres cosas son evidentes: guste o no el vídeo ha triunfado, el responsable de este éxito no es otro que las redes sociales y, lo que es más importante, Kony no es un caso único.

Mucho se ha hablado sobre este vídeo, en parte esto ha influido en su alcance y repercusión. La intencionalidad parece buena, sin embargo, es necesario siempre ir un paso adelante, investigar y desconfiar de lo que nos cuentan. De todo. No por nada, simplemente con la intención de conocer la verdad que hay detrás. Y esto no implica que nos estén ocultando algo o haya una motivación oculta, es una cuestión de responsabilidad. Hemos de tratar de acceder a una información completa, con diversos puntos de vista, no sesgada ni parcializada, que ofrezca un contexto y datos sobre la realidad política de la zona, la situación de la región y toda su complejidad. A partir de ese momento es cuando uno puede realmente alcanzar a construir una reflexión propia y por tanto, si lo considera, implicarse, pasar a la acción. En este caso…compartir un vídeo. Y claro, si seguimos estos pasos, nos encontramos con que Kony 2012, obviamente, es efectivo pero no perfecto, recoge numerosos fallos en este sentido.

Se les ha criticado por ofrecer una imagen errónea de la realidad ya que la guerra en Sudan finalizo en 2006 y actualmente puede decirse que la zona, de riqueza en minerales e hidrocarburos ( todo hay que decirlo) se encuentra en una situación de normalidad. Se les ha acusado de simplificación del mensaje, de una narrativa muy comercial y de utilizar un lenguaje muy audiovisual, buscando la emocionalidad fácil a través del poder de las imágenes y del impacto que estas tienen.  En definitiva,  no es un trabajo riguroso. Pero quizás no es esa su intención. Los medios tradicionales, fieles reproductores de lo que dicen otros, tampoco pueden decir mucho en este sentido.

Siempre hemos tenido la opción de mirar hacia otro lado pero ahora, y eso hay que agradecérselo a los Social Media, es posible estar en todas las partes a la vez. Y por tanto se puede mirar hacia Uganda, hacia Kony,  sin olvidar que hay muchos señores de la guerra que también deberían en convertirse en celebridades o que Sudan, Congo, Somalia o Burundi son escenarios de peores conflictos. Todo esto sin salir de África, pero también en otros rincones de nuestro pequeño mundo.

La repercusión que ha adquirido el caso de Kony no es mala sino perdemos el enfoque y si reconocemos que hay muchas otras campañas, con mejor o peor intención, y semejantes errores de simplificación. La culpa de su éxito es nuestra, es resultado de nuestro comportamiento, del análisis que hagamos de aquello que vemos.

Como y que pretende el video? Dicen que arrestar a Kony. Puede un tweet ayudar a conseguir esto? Puede ser. Sin embargo para entender realmente un conflicto, con toda su complejidad, siguen haciendo falta más de 140 caracteres.

Igualmente, el efecto de las redes sociales hoy en día es incontrolable. Veremos que nos trae.

Esta entrada fue publicada en Primera plana y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s