Arquitectura entre copas

España siempre ha sido un destino turístico mundialmente reconocido, principalmente por sus playas, su riqueza cultural, su patrimonio y su gastronomía. En los últimos años, una fusión de turismo gastronómico, cultural (arquitectura) e incluso de salud                   (vinoterapia) ha comenzado a adquirir relevancia. Se trata del turismo enológico.

Nuestro país es uno de los lugares preferidos por los amantes de la cultura del vino, con caldos de prestigio internacional.  Los bodegueros comenzaron a darse cuenta de la curiosidad que los procesos de elaboración despertaban entre los amantes de este placer y convirtieron sus bodegas y viñedos en lugares de visita a los que los amantes del buen vino, como si de catedrales de nuestro tiempo se tratara, comenzaron a peregrinar sin rubor en busca del absoluto protagonista, el vino.

Surgió una arquitectura que se integra en el paisaje, en armonía con el lugar y con la naturaleza. Edificios creados por arquitectos de prestigio en los que la sostenibilidad y la eficiencia energética se mezclan con la estética y la funcionalidad. Como en un buen vino, la presentación ha de ser exquisita.

Estas bodegas  son lugares únicos que combinan la tradición en la elaboración de los vinos con los métodos más modernos del sector vitivinícola y con edificios vanguardistas.

Haremos un recorrido de sensaciones, olores y sabores por algunas de estas bodegas. Hoy visitaremos la Bodega Irius, D.O Somontano, proyecto del arquitecto Jesús Marino Pascual.

La arquitectura de Irius destaca por la singularidad de sus formas y por la potencia de sus materiales (acero y vidrio). Surge armónica y rodeada de viñedos, modificando el camino y su contemplación al ritmo de las estaciones.

“Nuestra nave de elaboración, está soterrada 27 metros y ha sido diseñada para poder emplear la gravedad para el movimiento de las uvas, mostos y vino; de esta forma evitaremos los daños que produce el tradicional empleo de bombas”.

27 de los 54 metros de altura de la bodega están soterrados, logrando un ahorro energético del 70%.  En palabras del autor del proyecto, Jesús Marino Pascual:Irius es un juego geométrico, unos cubos que se enlazan dando origen a un prisma diferente. Una apuesta por el conocimiento, por ser mucho más que una bodega en la que se elabora vino”

Esta entrada fue publicada en Cosas del día a día. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s